La primera mujer en correr oficialmente en el maratón de Boston

La primera mujer en correr oficialmente en el maratón de Boston

Hoy me enteré de la primera mujer que corrió oficialmente en el maratón de Boston, Kathrine Switzer.

"Ninguna mujer puede correr la Maratón de Boston", dijo Arnie Briggs, la entrenadora de Kathrine Switzer. Esto viene de un hombre que estaba emocionado de ver a una mujer comenzar a correr con el equipo de cross-country de hombres en la Universidad de Syracuse. Insistió en que las mujeres eran demasiado frágiles para correr 26 millas, aunque reconoció que si Switzer podía hacer una carrera de 26 millas, la llevaría a Boston.

El año fue 1966, y a pesar de que la Maratón de Boston estuvo en el lugar durante casi setenta años, ninguna mujer había corrido oficialmente en la carrera. Hubo un intento de otra mujer llamada Roberta Gibb, que completó la carrera en abril de 1966.

A Gibb se le había negado una solicitud de ingreso para que se ejecutara oficialmente ese año. Will Cloney, el director de carreras de la Maratón de Boston ese año, le escribió y le dijo a sus mujeres que no eran capaces de correr una maratón, y que la distancia máxima permitida para las mujeres era de solo una milla y media ...

Gibb en el curso de entrenamiento para el Maratón de Boston de 385 millas y 385 yardas había corrido varias veces más de 40 millas en un día, por lo que, naturalmente, no estaba de acuerdo con Cloney en su evaluación de la fragilidad de las mujeres.

No se le permitió entrar oficialmente, en lugar de eso, se escondió entre los arbustos al comienzo de la carrera. Cuando la pistola de arranque se disparó, ella se acomodó en el medio de la manada de hombres. Llevaba los pantalones cortos de las Bermudas de su hermano y una sudadera que enmascaraba su figura, con la capucha hacia arriba para ocultar su cabello. Desde la distancia, parecía un hombre, pero los hombres que corrían con ella se dieron cuenta con bastante rapidez de que, de hecho, era una mujer. Para su sorpresa, apoyaron a una mujer que corría junto a ellos, y a Gibbs se le permitió terminar la carrera.

Finalmente, durante la carrera, se quitó la sudadera, dejando claro a la multitud que era una mujer. Una vez más, Gibbs se sorprendió por la respuesta: la multitud aplaudió y la estación de radio local anunció su progreso.

Gibbs terminó terminando por delante de todos, excepto 125 de los 415 participantes oficiales de la carrera ese año, con un notable tiempo de ejecución de tres horas, veintiún minutos. Ella creía que su hazaña abriría la carrera a las mujeres, ya que demostraría que las mujeres eran lo suficientemente fuertes como para correr la maratón completa si se les permitiera hacerlo.

Desafortunadamente para Switzer, la carrera aún no se había abierto a las mujeres en 1967. Tres semanas antes de la carrera, Switzer y Briggs tuvieron su maratón de "práctica". Al final de las 26 millas, Switzer insistió en que hicieran cinco más. Tuvo el efecto deseado: Briggs cambió de opinión y estuvo de acuerdo en que Switzer debería correr en la carrera. Sin embargo, también insistió en que ella se registrara primero o enfrentara la ira del Cuerpo Atlético Amateur. Verificaron dos veces el reglamento para encontrar que el Maratón de Boston no tenía ninguna guía oficial sobre el género; Roberta Gibbs simplemente se enfrentó a una discriminación absoluta el año anterior cuando se le negó la entrada debido a su sexo.

Switzer firmó su formulario de inscripción “K. V. Switzer ", que es probablemente la forma en que entró, sus iniciales podrían haber sido de un hombre, y fueron mucho menos reveladoras de lo que hubiera sido" Kathrine ".

El martes 18 de abril de 1967, Switzer saltó al auto con Briggs, así como con su novio, Tom Miller, y otro hombre del equipo de campo traviesa de la universidad, John Leonard. Condujeron cinco horas hasta Boston. La maratón tendría lugar al día siguiente.

El miércoles, Switzer se puso un pintalabios y, lamentablemente, una gran sudadera, fue un día frío y nevoso, pero ella había querido lucir femenina al comienzo de su primera gran carrera. Después de que Switzer colocó sus números (261) y comenzó a calentar, los hombres se acercaron a ella deseando su suerte. Uno incluso preguntó: “¿Me pueden dar algunos consejos para que mi esposa corra? A ella le encantaría si pudiera hacer que empezara ".

Al sentir apoyo por todos lados, Switzer no tuvo problemas para alinearse en la línea de salida. O a los oficiales que marcaron los números no les importaba que fuera una niña, o estaban demasiado apresurados y distraídos para tomar nota. Cuando el arma se disparó, Switzer corrió con Briggs, Miller y Leonard juntos en una línea, sin ninguna señal de problemas a la vista.

Alrededor de la milla dos, un camión de prensa se detuvo junto a los corredores, y las cámaras se centraron en Switzer: la primera mujer en correr la maratón de Boston con números. Pero otra persona también se dio cuenta: Jock Semple, miembro de la Boston Athletic Association y el director de la carrera, que no estaba contento de encontrar a una mujer de alguna manera oficialmente ingresada a la carrera.

En un ataque de rabia, vino volando hacia Switzer e intentó arrancarle los números, pero su novio intervino. Miller era un jugador de fútbol que no tenía reparos en abordar a Semple. Cuando el hombre aterrizó en el suelo, sin aliento, Briggs gritó "¡Corre como un infierno!" Y el grupo aceleró.

Al principio, Switzer se sintió humillado por todo el incidente y consideró abandonar la carrera. Pero ella se dio cuenta de las implicaciones si lo hizo. Al igual que Roberta Gibbs antes que ella, Switzer sabía que tenía que seguir adelante. Como dijo más tarde, pensó mientras corría,

Tengo que terminar esta carrera. Incluso en mis manos y rodillas.Si no termino, la gente dirá que las mujeres no pueden hacerlo, y dirán que solo lo estaba haciendo para la publicidad o algo así.

Switzer, Briggs y Leonard cruzaron la línea de meta con un tiempo respetable de cuatro horas, veinte minutos. El novio de Switzer, Miller, terminó una hora después. Después de algunas preguntas de la prensa, como "¿Qué te hizo hacerlo?" Y "¿Eres una sufragista?", El grupo tenía la libertad de celebrar. No fueron arrestados por agredir a un oficial de la carrera como temían (para ser justos, ¡él los asaltó primero!), Pero el oficial logró que Switzer fuera descalificado de la carrera por ser mujer, a pesar de que no había reglas claras. que las mujeres no estaban permitidas.

El efecto que Switzer tuvo en la carrera no fue inmediatamente evidente. Se enfrentó a mucha prensa negativa por su participación, pero también recibió una prensa positiva. Durante los siguientes años, Switzer y Gibbs fueron acompañados por otras mujeres que corrieron extraoficialmente en la carrera en un intento por lograr que los funcionarios incluyeran a las mujeres en la carrera. En 1972, el maratón de Boston finalmente se abrió a mujeres que podían correr el maratón en tres horas y media o menos. En 1984, se rompió una barrera importante cuando el maratón de mujeres fue aceptado oficialmente como un juego olímpico. Hoy en día, alrededor del 53% de los corredores en eventos competitivos en los Estados Unidos son mujeres.

Switzer ganó la división femenina del maratón de la Ciudad de Nueva York en 1974, finalizando 59º en la clasificación general con un tiempo de 3:07:29. Su mejor momento en maratón fue su séptimo maratón de Boston en 1975, donde se ubicó en segundo lugar con un tiempo notable de 2:51:37 o un ritmo promedio de 9.21 mph (14.82 km / h). Para referencia, Bill Rodgers estableció un nuevo récord de curso en esa misma carrera y fue de 2:09:55 o un ritmo promedio de 12.12 mph (19.5 km / h).

Datos de bonificación:

  • Una maratón lleva el nombre de una ciudad en Grecia. La leyenda dice que un hombre corrió a Atenas desde Maratón, a una distancia de unas veintiséis millas, para dar la noticia de que habían salido victoriosos en una gran batalla que había tenido lugar allí. Después, murió por correr tan duro. Las maratones se convirtieron en un deporte olímpico en 1896, un año antes de la primera maratón de Boston.
  • Switzer comenzó a correr a la edad de doce años, alentada por su padre, quien dijo que correr una milla por día la ayudaría a ganarse un lugar en el equipo de hockey de la escuela. Su maratón favorito sigue siendo el maratón de Boston.

Deja Tu Comentario